FANDOM



1. Reinado de La Corte

La leyenda cuenta que, cuando el mundo aun era joven, Albión era una pacifica tierra llena de tranquilidad y belleza. Entonces llegaron tres del Vacío: el Rey, la Reina y Jack of Blades. Estos codiciaban Albion y exigieron que todos los hombres se arrodillaran ante ellos.

Cuando la gente se negó, La Corte incendió Albión hasta que la tierra se volvió negra y el cielo se espeso con el humo. Entonces La Corte exigió obediencia de nuevo, tan solo para ser rechazados una segunda vez. Esta vez La Corte levanto los mares hasta el cielo y ahogo el mundo.

Por tercera vez La Corte exigió que los hombres les adoraran, prometiendo paz y el fin de la miseria. Aquellos que sobrevivieron aun se negaron. Así La Corte retorció sus mentes hasta que hermanos asesinaron a hermanos, padres abandonaron sus hijos y cada amigo se volvió en contra.

Finalmente, la gente de Albión se inclinó ante La Corte. Ellos y sus descendientes trabajaron duro para levantar monumentos a aquellos que vinieron del Vacío.

2. El nacimiento de William Black

En los días en los que la gente aun sufría bajo la crueldad de La Corte, un humilde herrero y su mujer tuvieron un niño. Le llamaron William Black y este se convertiría en la clave para salvar Albion.

Poco se sabe sobre al juventud de William. Como adulto, impresionó a otros con los poderes de su mente, mediante los cuales fue capaz de proteger su aldea y realizar hazañas que ni una docena de hombres podía igualar. Estos actos fueron conocidos como “Poderes de la Voluntad.”

William creció obsesionado con La Corte, determinado a encontrar el camino para derrocarla. Una noche, mientras consultaba un misterioso tomo, fue transportado de repente hasta el Vacío. Aquí conoció a Jack, el cual se sentaba en un trono rodeado de figuras espantosas. Jack trato de esclavizar a William con los poderes de una espada ornamentada, pero William combatió y logro hacerse con la espada antes de escapar del mundo de las tinieblas.

De vuelta en Albión, la espada habló a William, dijo llamarse La Espada de los Eones, y prometió ayudarle a vencer a La Corte pero solo si William le ofrecía su alma a cambio.

Con la Espada de los Eones, William se dispuso a encontrar a La Corte.

3. Caída de La Corte

William escaló el pico de Ruon, la montaña más alta de Albion, y retó a La Corte a combatir. El Rey de Espadas apareció primero, y portando la Espada de los Eones, William lo destruyó por completo.

Después Jack of Blades apareció, ellos se golpearon el uno al otro hasta que William destrozó el cuerpo de Jack. Algunos dicen que Jack no murió realmente, y que su alma escapo al Vacío.

La Reina de Espadas fue la última en encarar a William. Durante semanas su batalla rugió por todo Albion. Se elevaron montañas y se formaron valles con sus poderosos golpes. Al fin, William dio muerte a la Reina y liberó a la gente de su yugo. Alabaron a William, que tomó el título de Arconte, como su rey.

4. Ascenso de Albion

Una vez derrotada La Corte, el Arconte puso su empeño en unificar Albión en un gran reino. Sus poderes sobre la Voluntad eran tan grandes que parecía que el mundo tomaba forma de acuerdo a sus deseos. Ciudades eran edificadas en semanas, y maravillosas máquinas fueron construidas que funcionaban solo con Voluntad. Durante mil años de paz, Albión reinó como el mayor centro de comercio y filosofía que el mundo había conocido.

Pero sin un enemigo que derrotar, los hijos del Arconte crecieron mezquinos y crueles. Se hicieron llamar Héroes y usaron sus poderes sobre la Voluntad para aterrorizar a la gente. Un Arconte más joven los hubiese detenido, pero su batalla contra la Reina y el tiempo pasado en el Vacío habían infectado su cuerpo y mente con una enfermedad degenerativa. Enfrentándose a este deterioro, William cubrió su cuerpo con una malla dorada y una capa real de color azul antes de desaparecer.

Así comenzó la corrupción en el Reino.

5. Caída del Reino

Cuando el Arconte desapareció, Albion se sumió en el caos. Tres de cada cuatro personas fueron masacradas en las guerras o murió de enfermedad o hambruna. Mientras tanto, los muchos descendientes del Arconte competían por el poder.

Estos nuevos soberanos no fueron tan amables ni sabios como lo fue el primero. Cada nuevo Arconte, temeroso de un golpe de estado, traía una nueva tiranía a Albion. Un enorme muro fue construido alrededor de la ciudad, para mantener a los ciudadanos dentro y las bestias e indeseables fuera.

La guardia personal del Arconte, que eran enfundados en armaduras desde su nacimiento, hacían cumplir sus duros decretos: no se permitían ciudadanos fuera tras la medianoche, todo ciudadano debía presentarse cuando sonaba la campana de alarma, y aquel que se opusiera a la ley del Arconte era ejecutado junto a sus familiares. La gente era testigo de estas crueldades tras máscaras que señalaban su estatus mientras ocultaban su temor.

Cuando el Reino hubo crecido hasta su mayor extension, el Arconte exigió que una inmensa torre fuese construida para concentrar Voluntad. Justo después de ser completada, el cielo se lleno por completo de una luz brillante, y todo Albion temblo. A la mañana siguiente la torre no estaba y el Viejo Reino yacía en ruinas. Toda la gente desapareció excepto aquellos que vivían más allá de los muros.

6. Tiempos oscuros

Tras la caída del Viejo Reino, las pocas aldeas que sobrevivieron a la destrucción de la Aguja se sumieron en el aislamiento. La distancia engendró desconfianza, la cual se convirtió en un derramamiento de sangre. Los aldeanos luchaban por comida, tierras, ganado, y agua fresca. Pronto empezaron a luchar incluso por mujeres fértiles.

Los mercenarios vendieron sus armas al mejor postor y lucharon en una serie de pequeñas diputas. Si a los mercenarios no les agradaba el precio ofrecido, extraían el pago amenazando a los campesinos.

Pero estos no fueron los tiempos más oscuros de Albion. Las Guerras del Barbecho, una edad de sangre y oscuridad, llevarían a Albion al borde de la extinción.

7. Fin del mundo

La carroña humana saqueo las ruinas del Viejo Reino. No entendían lo que encontraban, y artefactos que no tenían precio eran dejados de lado o intercambiados como baratijas. Finalmente el bosque creció sobre las ruinas, y fue como si la herencia del Viejo Albion nunca hubiese existido. La población se redujo y aquellos que sobrevivieron despertaban cada día en un mundo más oscuro.

Parecía que no había lugar seguro. La esperanza se desvaneció así como los bandidos robaban y mataban impunemente. La gente, hambrienta, registraron la tierra en busca de alimento y agua, pero a medida que pasaban los años había menos que encontrar de ambos. Los profetas enloquecidos predicaban que el fin del mundo estaba cerca.

Entonces, más allá del este, la esperanza llego de la forma más inesperada. Un bandido y mercenario llamado Nostro se presentó, asegurando traer la paz y prosperidad a Albion.

8. El ascenso de Nostro

En su juventud, Nostro fue un bandido y mercenario movido por la ambición de dejar su huella en el mundo. El no vivía sin sentido de la decencia, pero no alcanzo su pleno potencial hasta que conoció a un hombre sabio y anciano llamado Scythe. Scythe era el espectro de un hombre, marchito y severo. Portaba una espada ornamentada y se cubría con una harapienta capa azul que ocultaba una sucia armadura dorada. Al parecer salió de la nada y tenia un profundo interés en Nostro.

Scythe vio en Nostro algo más que un simple bandido. Sintió que Nostro poseía sin saberlo el poder que todos los descendientes del Arconte compartían. Scythe elaboró un plan: si podía guiar apropiadamente a Nostro, este bandido podría conseguir grandes cosas. Él podría incluso unificar Albion y deshacer el daño ocasionado por el primer Arconte y su prole.

Así Scythe comenzó a enseñar a Nostro a como convertirse en un líder.

9. Renacimiento de Albion

Siguiendo el consejo de Scythe, Nostro se dispuso a devolver la seguridad y prosperidad a Albion.

Primero, busco hombres y mujeres a través de todo Albion y fundo una hermandad donde podrían entrenar para convertirse en auténticos Heroes. Mientras tanto Scythe instruyó a Nostro en los caminos de la Voluntad. Usando sus nuevos poderes, junto al sabio consejo de Scythe, Nostro formo un ejército y forzó la paz entre los pueblos enfrentados de Albion.

Por un tiempo, pareció que Albion regresaría a su anterior grandeza. Aquellas esperanzas resultaron en vano.

10. Caída de Nostro

Mientras, el Gremio iba tomando forma, Nostro encargó una serie de grandes creaciones. Una fue la Arena Witchwood, con la intención de ser un un lugar donde cualquiera pudiera zanjar sus disputas en publico. Al mismo tiempo, los herreros de Nostro forjaron una espada conocida como “Lágrimas de Avo” basada en los informes sobre la Espada de los Eones, la cual se perdió al desaparecer el Arconte.

A pesar de las lecciones de Scythe, Nostro poco a poco fue cayendo al domino de una cortesana sedienta de poder llamada Magdalena. Con el tiempo, corrompió a Nostro hasta tal punto que la Arena se rebajó a una simple fuente de entretenimiento para el pueblo y el Gremio de los Héroes se convirtió en nada más que un techo para mercenarios llevados por su sed de riquezas y fama.

Estos acontecimientos disgustaron a Scythe, el cual sólo podía observar como Nostro y el Gremio caían en descrédito. Finalmente él desapareció dejando a Nostro a su destino.

11. La muerte de Nostro

Próximo al final de su vida, Nostro pudo ver como el poder le había corrompido, y que tan lejos había caído de los ideales de su juventud. Por entonces sus seguidores e incluso su mujer hacia tiempo que ya le abandonaron. Aislado, fue presa fácil para un asesino que vertió veneno en su comida.

Nostro supo que se estaba muriendo. Llamó a Scythe, y su viejo mentor vino para velar por el en sus últimas horas. Scythe sentía gran afecto por todas las cosas buenas que Nostro había conseguido en su vida. Finalmente, en paz consigo mismo, Nostro murió con los primeros rayos de luz al amanecer.

Scythe desapareció poco después. Algunos dicen, que desde este dia, vaga solo por todo Albion, en busca de otro que tenga el poder para devolver a Albion su grandeza.

12. Secuelas

Tras la muerte de Nostro, Albion siguió creciendo y prosperando, como también lo hizo el Gremio de los Héroes.

El Gremio fue liderado por una sucesión de seguidores de la Voluntad, cuyos propósitos variaban de bien intencionados a crueles. El mismo Gremio adopto un simple código: completa la misión al pie de la letra, pide el pago por adelantado, y obedece a los agentes de la ley locales a menos que un Héroe este en una misión. Los Héroes que se graduaban en el Gremio eran a la vez admirados y temidos por la población a la que servían.

En cuanto a Magdalena, volvió a casarse varias veces. Sus hijos usaron la conexión de la madre con Nostro para establecer su poder hereditario en Bowerstone.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar